greyscale photography of skeleton
Foto: Mathew Schwartz (@cadop) https://unsplash.com/photos/8rj4sz9YLCI

Hace ya más de 20 años que aprendí a programar y eso fue agracias a que mi querido padre hizo un esfuerzo por comprar una computadora en casa, era una Commodore 64, sin embargo no teníamos para pagar cursos o talleres especializados, en las instituciones educativas no había computadoras y el Internet, bueno los modems sólo se veían en las películas de ciencia ficción así que no había Internet, así que lo único que quedaba eran libros, la Commodore 64 (C64) y yo.

Afortunadamente la C64 traía un manual de usuario con una introducción a la programación en lenguaje Basic, con varias técnicas para realizar juegos y además también traía un libro de programación de juegos en Basic, así que dije, ¿qué tan difícil puede ser? o iluso de mi, porque entonces pasé día tras día escribiendo el código de una sola página del libro esperando que funcionara, según yo tal y como el libro decía, pero eso no sucedía al primer intento, ni al segundo y luego perdí la noción de intentos, pero todo esfuerzo tiene sus frutos y cuando logré hacer funcionar mi primer juego fue super mega emocionante.

Así me inicié en el mundo de la programación, pero no sólo aprendí el lenguaje Basic, también aprendí a copiar y que hay que copiar bien (Lo que yo llamo principio fundamental de la programación) ya que de lo contrario lo lamentarás, también aprendí que las computadoras son tontas y que si uno le dice o programa a una computadora que se tire del precipicio, la computadora va y se tira al precipicio, así que era importante que le comunicara a la computadora de forma clara y sobre todo precisa lo que tenía que hacer.

Hasta este momento mi aprendizaje fue autodidacta, ya que posiblemente había cursos, pero quedaban fuera del alcance de nuestra economía, hasta que entré a estudiar la carrera de Físico Matemáticas en el IPN, la que no logré terminar (las matemáticas teóricas y yo no nos llevamos muy bien), pero ahí tomé mis primeros cursos de programación, sin embargo y gracias a todos los libros que había leído para ese entonces yo ya sabía programar en lenguaje Pascal y C, así que las materias de programación se me hicieron insuficientes, además de que me enseñaron Fortran (nooooo!).

Foto tomada de https://en.wikipedia.org/wiki/Fortran

Años después entre a estudiar la carrera de Ciencias de la Computación en la UAM Iztapalapa y tuve la fortuna de que la mayoría de mis profesores acababan de regresar de hacer su maestría o doctorado y con las experiencia que yo tenía ya programando mi proceso de aprendizaje fue aprovechar cada gota de conocimiento y experiencia del profesor en turno, mi forma de pensar ya había evolucionado de sólo programar a analizar problemas y entonces generar soluciones, por lo que en algunas materias seguía yo encontrando información irrelevante o que en ese momento para mí no parecía importante, pero afortunadamente ya había Internet y entonces el mundo y sobre todo el conocimiento estaba al alcance de un ¡goglealo y listo!

person balancing rocks
Foto: Andrik Langfield (@andriklangfield) https://unsplash.com/photos/ujx_KIIujRg

Mi granito de arena ha sido siempre ser voluntario impartiendo cursos, ya sea de forma altruista en comunidades como la de Software Libre o Python México y próximamente en RustMX o en instituciones dedicadas a la capacitación en temas de programación impartiendo cursos en todos lo niveles que me ha sido posible, desde jóvenes de secundaria, hasta profesionistas de distintas instituciones como Cisco, Walkmart, Banco de México o Total Play y me gustaría agradecer la confianza depositada en mi a instituciones como la Fundación del Centro Histórico en su Programa de Desarrollo Económico, a la Biblioteca Digital Telmexhub, al Centro de capacitación KMMX y a todos quienes me permitieron y permiten aún hoy en día continuar compartiendo experiencias.

Al impartir cursos he aprendido que el proceso de enseñanza está en pañales, mis primeros cursos fueron usando el clásico método tradicional magisterial, yo hablo, los alumnos escuchan, les deja unos tareas, los evalúa, les asigna su calificación y aprueban o no el curso, eso es todo. Sin embargo no me pareció la mejor manera de compartir el conocimiento, ya que mucha de la mi experiencia no se transmitía y me comencé a dar cuenta que los alumnos después de los cursos no habían aprendido ni a copiar bien, ni mucho menos a pensar, tomaban notas si, repetían los ejercicios, pero cuando había una variación en los ejercicios el mundo se terminada para ellos, entonces algo había cambiar.

LA SABIDURÍA DE LA TORTUGA

Por ese entonces me encontré con un libro “en papel” con título “La sabiduría de la tortuga”, donde conocí un poco más acerca de los griegos, Platón y su concepto de enseñanza aprendizaje, del tiempo, del trabajo y eso es otra historia,  pero he tomado dos principios:

  1. La creación de una relación de maestro – discípulo, donde hay un maestro dispuesto a compartir su conocimiento y un discípulo dispuesto a aprender.
  2. Siempre enseñar con el ejemplo.

Esto me llevó a que el monólogo y cátedra en los cursos fuera menor, aumentando la interacción con los alumnos y aumentando el tiempo en mostrar y hacer los ejercicios una y otra vez y otra y otra hasta que soñaran con los ejercicios, al menos algunos alumnos si me llegaron a comentar que se despertaban a media noche pensando en las soluciones a los ejercicios y luego entonces pensé que ahora tenían que ir al psicólogo, lo que nunca les sugería, ya que finalmente estaba logrando un cambio en ellos y uno de los más importantes, estaban aprendiendo a pensar.

Educación STEAM (Science, Tech, Engineering, Art, Mathematics)

En mi búsqueda de seguir dando talleres tuve la oportunidad de colaborar con Rubi Adams dando talleres de wearables para jóvenes de secundarias técnicas en la Biblioteca Benjamin Franklin, donde me compartió el método que emplea llamado STEAM (Science, Technology, Engineering, Arts and Mathematics), este método por un lado, la enseñanza se realiza en conjunto en todas las áreas y no por separado y por otro lado se enseña llevando a cabo tareas de donde todos participamos para lograr un fin común previamente definido. Así que nuevamente mis talleres siguen evolucionando y ahora cada pieza de código es un arte y una tarea a desarrollar por todos los alumnos para solucionar un problema práctico previamente definido.

Picture
Imagen tomada de http://untblendedlearning.weebly.com

Finalmente gracias a una invitación de Melisa Pérez (Instagram: @soymelisa, Twitter: @soymelisa) llego a colaborar en Bedu, una Academia que emplea el método Blended Learning que se puede traducir como aprendizaje en conjunto o método semi-presencial, pero además Bedu está en un proceso de mejora continua buscando ser una de los mejores alternativas a nivel nacional y donde actualmente me encuentro participando.

Definitivamente no todo está escrito en cuanto al proceso de enseñar y compartir conocimiento, pero considero que algunas pautas si podemos considerar:

  • Enseñar como te gustaría que te enseñaran a tí
  • Enseñar con el ejemplo, aplicando los conceptos en casos reales de ser posible
  • Explorar distintas formas de potenciar el pensamiento analítico y creativo
  • Retar sus capacidades haciéndolos vivir su propias experiencias
  • Seguir aprendiendo, para seguir enseñando
  • Considerar en todo momento que enseñamos a ser humanos y no  a maquinas

Nos vemos en el próximo curso y que mejor si soy tu alumno.

Anuncios